Carlos Reygadas, la universalidad de lo particular


El cineasta mexicano Carlos Reygadas ha causado revuelo en varios de los festivales de cine más aclamados, pero más allá de realizar películas taquilleras, el real valor de su producción consiste en la visión que nos otorga sobre los grupos étnicos y minorías. Sus filmes no buscan la comprensión de la problemática intercultural, sino que actúa como “mediación entre el desencaje cultural de la comunidad y la racionalidad instrumental a través de actualizar ‘formas de vida’ modernas en un contexto posmoderno”, de acuerdo al análisis realizado por Cristina Gómez Moragas en Ethos moderno en una historia posmoderna .

Fuente: otroscines.com

Fuente: otroscines.com

Para que las historias que maneja Reygadas tengan tal impacto y contundencia, principalmente en Luz silenciosa (México 2006), el cineasta elabora su investigación in situ para “hacer visible lo universal en su particularidad”. Volviendo así a la figura del cine como agente social y al tratar de explicar la universalidad de una particularidad, “desarrolla una conciencia para potenciar lo que nos une, haciendo que lo extraño se convierta en propio”.

Carlos Reygadas es miembro de la generación llamada Nuevo cine mexicano, el cual pudo tener éxito gracias a la digitalización, la liberación del mercado, consolidación de la industria y la globalización cultural, además de la Ley Federal de Cinematografía. Y aunque estos factores provocaron que la industria fuera más dependiente al poder económico-político y que en ocasiones estas cintas fueran cuestionadas, Reygadas ha manejado sus temáticas de tal manera que ha cautivados tanto a su audiencia como a Festivales Internacionales de Cine.

Luz silenciosa nos narra una historia de amor y adulterio en la que discute el problema moral del código ético perteneciente a la comunidad protestante, así como a los sentimientos de las personal, desde el dolor del amor y del desamor. “Hasta que el milagro restituye el orden y cierra la temporalidad circular de lo sagrado. Si el sacrifi cio no tiene cabida en la subjetividad posmoderna, sí lo tiene en el corazón del desierto”.

No obstante, la fuerza de esta historia se refuerza con los encuadres y los elemento simbólicos que se entretejen durante la trama. Aquí cineasta juega con la perspectiva específica y aquella que nace de su propia opinión.

Cabe resaltar que un punto importante a analizar es el hecho de que la audiencia procesa la información bajo dos conceptos: la cultura objetivada y la subjetivada, tal como lo establece Bordieu. Aspecto que le otorga una mayor noción de realidad al filme.

Fuente: http://www.redalyc.org/pdf/316/31624694008.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: