Termina el Imperio Almohade.


Las Navas de TolosaLa famosa Batalla de las Navas de Tolosa, fue un acontecimiento célebre para la reconquista Española debido a que desde 1145 a 1212, los almohades  dominaron gran parte de la península ibérica, se mantuvieron 380 años rindiéndole culto a ALÁ, cumpliendo los tres grandes pilares que eran: La necesidad de desarrollar la ciencia y el saber para consolidar la fe, La existencia de Dios, que le parece indudable y se percibe a través de la razón, La absoluta unidad de Alá, radicalmente distinto de cualquiera de sus criaturas.

Aunque los almohades conquistaron mayor parte de la península, en el norte de la cordillera Cantábrica, vivían algunos pueblos que difícilmente se habían asimilado a la cultura romana, y que no se habían integrado en el reino visigodo; eran los astures, cántabros y vascones, que tampoco se incorporarían a Al Ándalus. Por otro lado, en los valles pirenaicos, vivían grupos de población que de forma aislada habían conseguido escapar a la dominación musulmana. En esas dos zonas surgieron los primeros núcleos de resistencia. De esos estos grupos va a partir una expansión hacia el Sur, que conquistando tierras a los musulmanes dará origen a núcleos independientes, reinos y condados que de estos con el paso del tiempo, van a surgir los reinos hispánicos que ocuparían el territorio peninsular durante la Edad Media. Este proceso de expansión territorial es lo que se denomino la  Reconquista Española. 

Sin embargo esto terminó cuando diferentes tipos de ordas se levantaron en contra de los almohades  para defender los reinos cristianos. Esto sucede con el reinado de Alfonso VIII cuando España era “De los cinco reinos” ya que  desaparecida la tendencia unitaria esbozada por Alfonso VI, Castilla y León se encuentran de nuevo separadas políticamente y el resto de los territorios peninsulares: Aragón, Navarra y Portugal.

La batalla era una venganza de Alfonso VIII quién veces anteriores se retiraba ya que sus hombres no eran los suficientes para una victoria.

Los almohades tuvieron miles de muertos y dejaron de ser una fuerza combativa sin embargo los cristianos no aprovecharon realmente los territorios que en donde habían salido victoriosos. Comenzaba el siglo XIII los aragoneses tomáron el poder y Alfonso VIII se extendió hasta el sur, la victoria había sido asombrosa.

Fuente:  Juan Antonio Cebrian, La Rosa de los Vientos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: