Arminio, el jefe querusco


Los hechos dictan que fue uno de los más grandes traidores de la antigua Roma. De origen germano y con ciudadanía romana, fue uno de los grandes artífices de una de las mayores derrotas que sufrió el ejercito romano a lo largo de su historia.

Arminio nació en el 17 a.C. Fue hijo de Segimer. Segimer era un líder querusco que uso sus amistades con los romanos para obtener ciertos beneficios, entre los cuales logro la ciudadanía romana tanto para él, como para todo su familia.  Para llegar a este acuerdo, los romanos pidieron que Arminio se fuera con ellos a Roma, a lo cual Segimer acepto.

Durante el lapso que Arminio estuvo en Roma, aprendió todos los conocimientos y las costumbres propias de la civilización romana. Sin embargo, se destaco por sus dotes militares y muchos veían en él a un líder perfecto, un líder preparado para afrontar cualquier batalla y es por eso que a los 20 años se hizo cargo de un comando de queruscos, los cuales fungieron como fuerza auxiliar romana en las batallas por las Panaoinas (hoy Rumania)  y los Balcanes. Las victorias en estos combates, le hicieron de un nombre.

Hacia el año 7 d.C. , Arminio regreso a Germania. La situación que pasaba su pueblo natal no era muy favorable ya que Publio Quintilio Varo, gobernador de aquella provincia romana, oprimía a los queruscos, estableciendo altos impuestos e imponiendo juicios que no se basaban en el criterio de los queruscos. Al ver tal situación, Arminio tomo la decisión de levantarse en armas y darles a los germanos una situación mejor.

Dos años después de su regreso, Arminio encabezo la batalla contra los romanos. Sin embargo, si quería hacerle frente al ejercito de Varo debía conjugar una fuerza similar a la que tenía él. Varo tenía a su disposición tres legiones romanas (la décima séptima, la décima octava y la décima novena), una caballería de 5’000 hombres y 120 jinetes, lo cual hacia que la tropa romana estuviera constituida por casi 24 mil hombres.

Arminio consiente de que la situación no era favorable, busco aliarse con otros pueblos que estaban hartos de los romanos. La unión de estos pueblos y el ejercito querusco dio como resultado un batallón de 18 mil hombres que, a pesar de ser menor en cuanto a número de efectivos romanos se refiere,  podría hacerle frente  con una estrategia bien elaborada.

Fue así como en el año 9 d.C se llevo acabo la batalla del Bosque de Teutoburgo. La estrategia de Arminio consistía en llevar al bosque a los romanos. Teutoburgo era un lugar donde la geografía era muy complicada y donde se podía llevar acabo una emboscada.  Fue así como el primer paso de la estrategia de Arminio estaba hecho. Los romanos, indefensos, no sabían como transitar en el bosque  y poco a poco se iban introduciendo dentro de este donde el batallón de Arminio sigilosamente los esperaba.

La derrota no se hizo esperar. Arminio y su ejército atacaron a los romanos. Las bajas de estos últimos fueron considerables, sólo cerca de mil elementos regresaron con vida. Los jefes de las legiones,entre ellos Varo,decidieron suicidarse antes de caer en manos de los queruscos.

Con tal derrota Roma, o mejor dicho el emperador Augusto, declaró que aquel día se celebrará en memoria de los caídos y a su vez también pidió que ninguna legión llevará el décimo séptimo, décimo octavo o décimo noveno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: