Calderón, un sexenio con problemas de comunicación


Medios Favorecidos vs Medios Conflictivos Foto: AP

Medios Favorecidos vs Medios Conflictivos
Foto: AP

Los medios han adquirido gran valor en tanto pueden proporcionar información, sin embargo lo principal se asoma como el encauce de decisiones que atañen al gobierno y particularmente sus elecciones. La democracia encaminada por la comunicación.

Termina el sexenio de Felipe Calderón y con él se van los gobiernos panistas.  Éste tendrá la particularidad de ser recordado más por su lucha contra el narcotráfico y sus consecuencias, sin embargo, esta revisión se verá enfocada en las cuestiones relacionadas con los medios de comunicación. El resultado tampoco es halagüeño.

Pero adentrémonos un poco en la historia de este balance. Con Fox, la apertura se visualizaba más hacia un relajamiento por parte del gobierno pero un alejamiento del presidente “del cambio”. Con Calderón, el estilo “priísta” volvió por sus fueros, sólo que ahora lo hizo de manera más sutil: a través de poderes fácticos, incluidos algunos medios de comunicación. Y para ejemplo basten los discursos visuales que se produjeron en torno a las cuestiones de narcotráfico: mantas, videos y blogs de narcotráfico, fotografía periodística (como la de Fernando Brito, ver zone-zero.com), que ofrecen una estrategia que contrapone la impavidez ante el horror.

Tema incluido en esto es la violencia hacia los periodistas. El México de Calderón, fue el país más peligroso de América Latina en el ejercicio de este oficio. El gobierno simplemente no sancionó a ningún responsable a pesar de haber creado una Fiscalía Especial para Delitos contra Periodistas.

El poder fáctico y la guerra de televisoras

Y ahora, en un campo más particular está lo que dejó el “affaire Aristegui” (secuela de cuestiones que provienen del foxismo y sus conflictos con la Ley Televisa). Un jaloneo que se dio en medio de lo periodístico, lo mediático y lo político.

Este conflicto dejó consecuencias relacionadas con la concesión de la banda ancha de 2.5 GHz. Y que después se ventilaron en conversaciones privadas que señalaban a la comunicadora como “moneda de cambio” para permitir la licitación de dicha banda.

Y el Estado no hizo nada. Al menos no para mediar el conflicto y así evidenciar su tendencia hacia las grandes televisoras. Esto fue evidenciado por el movimiento ·#YoSoy132 que presentó al menos tres casos que resumen esta intención: La licitación 21 que favoreció a Televisa y a Nextel; la fusión Televisa-Iusacell y el mencionado “rescate” de la banda de 2.5 GHz. Que fue víctima de la presión del grupo de Emilio Azcárraga. ¿Qué queda? Televisa y Tv Azteca fortalecidos con el control de 88 por ciento de las concesiones de televisión abierta y el 94.4 por ciento de la audiencia televisiva. Saldo: reciben el 30 por ciento del gasto de comunicación social federal, según datos de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

Calderón, la brecha de una sociedad que pretende ser digital

El gobierno se comprometió a abolirr la brecha digital para fomentar la competencia de los que ofrecen el servicio de interconexión, pero los altos precios de conexión y la poca infraestructura de telecomunicaciones impidió el despliegue de las señaladas redes.

Y a esto se suma que de los 112 millo­nes de mexicanos, apenas nueve millones tenemos computadora en casa, de los cuales sólo 6.9 millones tienen acceso a internet, lo que nos deja con un promedio de penetración estimada del 30.7 por ciento, colocándonos a 2.7 puntos porcentuales debajo de la media mundial y de menos 8.8 puntos del 39.5 por ciento, que es la media latinoamericana.

¿Qué es lo que sigue quedando pendiente después de Calderón? Lo que ya se ha señalado desde 2006 por el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro en su informe anual, donde cita algunos de los pendientes importantes en materia de medios, prensa y telecomunicaciones:

Garantizar espa­cios para las estaciones de radio y televisión comunitarias e indepen­dientes; desarrollar un sistema de te­lecomunicaciones estatal autónomo.

Además, generar legislaciones que promuevan el carácter público del espectro radio-electrónico que, a su vez, garanticen la igualdad de oportunidades en el acceso a los medios de comunicación; modificar las legislaciones que incorporen acciones penales en el ejercicio del periodismo; regular los supuestos y las modalidades como se debe otorgar protección especial a periodistas y comunicadores en general, y establecer un protocolo para la adecuada investigación de amenazas y otros delitos cometidos contra periodistas y comunicadores.

Con este esquema, podría establecerse una agenda básica en materia de medios y telecomunicaciones que podría delinear los debates inconclusos de lo que parece no ser favorable para el futuro inmediato en México. Al menos en este rubro.

Con información de: Tanius Karam, Revista Zócalo.

Acerca de carlos fernandez paredes
...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: